Los detectives perdidos

«Los detectives perdidos»

Leticia Sánchez Ruiz. Editorial Pez de Plata.

Por Cristina de @abrirunlibro

Cuando el librero reconoce que el título del libro que acabas de comprar es difícil de olvidar, te das cuenta de que la autora ha tenido la suficiente habilidad como para elegir un encabezamiento que no sólo despertará el interés sino que conllevará que todos aquellos letraheridos nos sintamos atraídos por él, gracias a una elegancia nostálgica implícita. 

Andrea Cosano, la pareja del detective Alfredo Casares Biel, ha desaparecido del domicilio en el que conviven, llevándose dos abrigos. Casares se verá incapaz de dirigir él mismo la indagación y para ello contactará con una agencia de investigación privada para que la localicen. Extrañamente el caso tomará una dimensión considerable y pronto se verán implicados en la búsqueda de Andrea las figuras de otros detectives que comprobarán cómo su vida se verá ligada a la de la mujer desaparecida. 

Una muñeca rusa de la que irán surgiendo otras muñecas de su interior de manera incansable; un puzzle en el que faltarán piezas únicas, muy difíciles de localizar. Los detectives perdidos, el nuevo libro de Leticia Sánchez Ruiz es un enigma literario donde se nos presenta a varios personajes, todos detectives, que no pararán de girar en una misma noria obsesionados en desentrañar un misterio insólito.

«Se preguntará para qué un detective privado necesita recurrir a otra agencia de detectives, por qué vengo a contratar sus servicios.»

Son múltiples los personajes de esta novela narrada en primera persona y que se leerá como si de una hermosa melodía encadenada se tratara. Todos ellos son detectives y algunos poseen unos rasgos que me han parecido reconocibles entre algunos queridos amigos —aunque quizás todo sea imaginaciones mías…—. El misterio no necesitará de sucesos extraordinarios ya que todo el libro en sí es un hecho extraordinario por lo que la alerta en el lector se mantendrá durante todas sus páginas. La narrativa de Leticia Sánchez Ruiz es de diez y ello hace que también se lea con placer y, por tanto, el disfrute es doble.  

Los detectives perdidos es un libro que contiene algún que otra homenaje a otra literatura de calidad —y aquí, no son imaginaciones— y, aunque la relación es evidente, no es un libro metalitario en sí. Lo que sí es, es un misterio impenetrable del que sólo conocerá su respuesta la autora y nosotros cuando casi finalicemos la lectura. Un final sorpresivo y bien tratado para un libro que ha deparado unas muy gratas horas de lectura.

***

Leticia Sánchez Ruiz (Oviedo, 1980) es escritora, periodista y profesora de narrativa. Ha ganado el Premio Tétrada Literaria de Novela Corta 2004 por El precio del tiempo, el IX Premio Internacional de Novela Emilio Alarcos por Los libros luciérnaga y el XVI Premio Ateneo Joven de Sevilla por El gran juego. Su novela Cuando es invierno en el mar del Norte obtuvo ex aequo el Premio Cubelles Noir 2020 y ha logrado despertar el entusiasmo de crítica y lectores, entre los que se cuenta Leonardo Padura: «Una estupenda novela negra que plantea una inquietante cuestión. ¿Qué sabemos realmente de los que amamos?». Recientemente ha publicado La biblioteca de Max Ventura (Pez de Plata, 2020) y la primera novela de la serie «Oficina de Peligros», Djuna y Soriano en La carretera del Infierno (Eolas, 2022), cadáver exquisito escrito a cuatro manos junto a Jorge Salvador Galindo. Parte de su obra ha sido traducida al italiano. Desde 2018 la compañía El Callejón del Gato representa su obra de teatro Hermanas