Insert coin

«Insert coin»

José Luis Garci. Reino de Cordelia.

by PacoMan

El 21 de enero de 2022 compré este libro y, si digo toda la verdad, lo compré de relleno. Sí, el libro que nos ocupa es uno de esos libros que uno compra para que el importe del pedido total alcance la cantidad que marca la editorial; para que el envío a casa sea gratis. Total, que estaba comprando los ejemplares 9 y 10 de la revista Prótesis editada por Reino de Cordelia donde publica el amigo y docto Andrés Peláez Paz, sendos artículos sobre el escritor de bolsilibros Charles Mitchell (Carlos Miguel Martínez) y una Guía (breve y sentimental) para iniciarse en la “rippierología” [1]. Y para completar el pedido seleccioné esta antología de cuentos de Garci editado en 2018 por Reino de Cordelia.

Evidentemente sé quién es Garci, aunque no lo conozco personalmente, y seguramente no entablaríamos amistad, demasiadas diferencias: lo de presentar un programa en Trece TV es un mal augurio para mi. Por siempre tendré la mejor opinión de él por haber creado y dirigido de 1995 a 2005 en RTVE el programa ¡Qué grande es el cine! Gracias José Luis. Su cine no me desagrada, tampoco me vuelve loco, salvo su muy prescindible penúltima película: Holmes & Watson Madrid Days (2012) que es mala, sin contemplaciones, enlazo mi reseña-crítica de la película. Pero como todo hay que decirlo, añadir que fruto de la buena impresión que la lectura del libro que nos ocupa (sí, nos ocupa aunque ahora mismo estoy por Úbeda y sus cerros) me decidí a ver su última película: El crack cero (2019) y me ha gustado, me ha gustado mucho. Es algo que en sus cuentos, sus últimos cuentos, se percibe: su amor y su destreza en el noir. Me lo pasé teta leyéndolos.

Insert Coin es una antología de los cuentos de Garci, que abarcan desde que empezó a escribirlos en 1966 hasta que dejó de hacerlo en 1998, es decir desde que Garci tenía 22 hasta que llegó a los 54 años. Recoge algunos de los cuentos editados en su dos únicas antologías publicadas; ambas de ciencia ficción: Dibabidibu (1970) Colección Aleph, Ediciones CuentAtrás en particular los cuentos: La Gioconda está triste (1966) que se llevó al cine en 1977 por Antonio Mercero, La marciana (1967) y Efemérides (1969). De su antología de cuentos protagonizados por un reportero venido a menos: Adam Blake (1972) en colección de bolsillo básica nº 15 de Miguel Castellote editor y con prólogo de Narciso Ibáñez Serrador, vaya, el Chicho de Historias para no dormir, y que justo estaba estrenando su mega-famoso Un, dos, tres… responda otra vez. De la antología Adam Blake aparecen en Inset Coin los cuentos Mendigos de Warner Bros. (1972, que originalmente se tituló Mendigos para la Navidad) y Mientras Venecia agoniza (1972). Garci renegó de la Ciencia Ficción incluyendo sus cuentos. Nunca más ha vuelto a escribir ni ensayo, ni ficción de este género. Su ciencia ficción es hija de su tiempo, ahora no se hace ese tipo de ciencia ficción. Pertenece a una generación de autores impactantes: Carlos Buiza, Juan G. Atienza, Carlo Fabretti y el propio Garci por nombrar a los más destacados. Ahora tampoco se encuentra ese nivel de excelencia en tantos autores de la misma generación. Siendo honesto, en mí afirmación hay que descontar la Revelación de Sturgeon: el 90% de todo es basura. En el Hoy es siempre muy evidente esta revelación: lo mucho malo convive con lo poco bueno, pero cuando miramos 40 años atrás tendemos a ver únicamente el 10% brillante y a no considerar el 90% restante que fue basura y por eso nadie lo recuerda, nadie lo reedita, todos lo olvidaron: pero existió, estuvo allí. Confundimos el 10% bueno de lo pretérito con el todo, por lo que los carcamales como yo, tendemos a sobrevalorar el pasado sobre el presente. Nos falta memoria y a las jóvenes generaciones les falta humildad, lo que es inherente a su condición. Yo también fui joven, lo recuerdo. Por suerte la juventud es un defecto que se cura con el tiempo. Nihil novum sub sole.

Fruto de una larga conversación telefónica, todas lo son, con el inefable Andrés Peláez Paz, he visto por primera vez las dos primeras películas de Garci: Asignatura pendiente (1977) y Solos en la madrugada (1978) y vuelto a ver El crack (1981) y El crack II (1983). Ha mejorado mi opinión sobre Garci: ese pasado comunista, esa querencia por la nostalgia, esas películas atrevidas para nuestra abrupta transición. Dice el eslogan que: contra Franco se vivía mejor… Y es comprensible, porque bajo el paraguas del antifranquismo se cobijaba mucha gente que básicamente compartían ser demócratas y a lo sumo buscaban cómo derrocar el régimen. Y dado que la forma más efectiva de acabar con la dictadura fascista era afiliarse al único que hacía realmente algo, el PCE [2] (salvando eso sí, a los sindicatos de clase que también hicieron lo suyo), muchos no comunistas acabaron en el PCE. Luego con la llegada de la democracia aparecieron las legítimas diferencias ideológicas y el PCE ya no fue un paraguas apto a liberales, democratacristianos y socialistas. El propio Garci lo evoca en Solos en la madrugada, el final perfecto al díptico de lo que el franquismo les quitó a los españoles. Fue lógico y razonable que Garci abandonara el PCE.  

Insert Coin es una antología de 25 cuentos, ya hemos visto que 5 de ellos son de ciencia ficción [3], escasamente un 20% del total. Los otros 20 relatos son mayoritariamente de género policiaco, los mejores, pero también hay cuentos de y sobre cine. Algunos son cortos o muy cortos, que buscan el impacto en el lector. Recordemos que los cuentos llegan hasta 1998, justo hasta que rodó su película El abuelo (1998), que pone fin a su primera trilogía de cine de época. Trilogía que le ganó el favor de público y crítica conservador y comenzó a perder el de los progresistas. Garci a sus 54 años parece que perdió definitivamente el interés en el presente (en el futuro ya lo perdió en 1972 cuando tenía 28 años) y no vuelve a escribir cuentos ni a hacer películas sobre la frontera entre el pasado y el futuro. La nostalgia, la musa de su obra, se adueña completamente de ella. Personalmente creo que su obra cinematográfica decae hasta alcanzar el suelo con su prescindible Holmes & Watson. Madrid Days (2012). Por suerte en 2019 vuelve al cine para dirigir El Crack cero [4]. Garci no se merecía una despedida tan triste.

No creí que me lo pasaría tan bien leyendo sus cuentos, el resto de sus cuentos, los de ciencia ficción, ya los conocía. Me equivoqué. Me alegro de haberme equivocado y de haber mantenido la conversación con Andrés que me llevó a ver sus primeras películas. Garci me ha sorprendido gratamente, muy gratamente.

[1] Esta Guía es precursora del magnífico ensayo: Jack el Destripador: Asesino Pulp (2016)  que hace de prólogo a la antología Jack el Destripador de Curtis Garland (Juan Gallardo Muñoz) editado por Academia de M. C. “Jules Verne” (Alberto López Aroca) en 2016.

[2] Evidentemente, otros muchos hicieron mucho para que el franquismo cayera, pero no es este el lugar para enumerarlos… ni es conveniente restar dramatismo a mi argumento 🙂

[3] Según la web Tercera Fundación, Garci publicó 25 cuentos de ciencia ficción, 8 más de los recogidos en sus dos antologías, ya comentadas.

[4] Nótese que volver a hablar del tardofranquismo en 2019 es mirar al pasado… unos 45 años, año arriba, año abajo.

***

José Luis Garci (Madrid, 1944). Productor, crítico, guionista y director cinematográfico, presentador de televisión y autor literario. En 1983 ganó el primer Oscar para una producción española a la mejor película de habla no inglesa por Volver a empezar. Ha sido nominado para esta misma distinción en otras tres ocasiones, más que ningún otro director español, por las películas Sesión continua (1984), Asignatura aprobada (1987) y El abuelo (1998). Es miembro de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood. Comenzó como crítico de cine y escritor de relatos, con los que obtuvo el premio Puerta de Oro y el premio «a la mejor labor literaria» del Círculo de Escritores Cinematográficos. En 1969, comenzó a escribir guiones de cine, labor por la que solo tres años más tarde obtendría un Emmy junto a Antonio Mercero por el mediometraje La cabina. Paralelamente a sus trabajos cinematográficos, escribió y publicó relatos de ciencia ficción en diversas revistas, como Drácula. Como narrador y ensayista es autor de una decena de libros, entre ellos Bibidibabidibú (1970), Ray Bradbury, humanista del futuro (1971), Adam Blake (1973) y Campo del Gas (2016), por los que ha recibido premios como el Nueva Dimensión o el González-Ruano de Periodismo.