Billy Summers

«Billy Summers»

Stephen King. Traducción de Carlos Milla Soler. Plaza & Janés.

Por Cristina de @abrirunlibro

Puede que nuestro rey favorito sea el rey del terror y de la fantasía. Puede que nuestro rey predilecto sea el del noir. O una combinación de ambos. Tanto da. Pero siempre es y será Stephen King: palabras mayores. El rey indiscutible de la narración. Y leer a King es como volver a casa aunque no sea sólo por Navidad, sino volver dos veces al año como ha ocurrido este 2021 con Después y ahora con Billy Summers, un thriller. Es volver a un lugar seguro donde indiscutiblemente lo pasaremos bien. Y así ocurre también con Billy Summers, novela recién publicada este 7 de octubre, hace nada, sólo unos días. Pero los fans de Stephen King no tenemos medida y lo podríamos leer las veces que hiciera falta y tan rápido como hiciera falta.  

Billy Summers es el mejor francotirador a sueldo ya que nunca yerra. Condecorado en Irak, siempre se asegura de matar a los malos. Y aunque Billy quiere dejarlo, le queda un último trabajo. Uno sólo y después se retirará.

Y así entraremos en el mundo de Billy Summers, un hombre especialista en disparos a larga distancia y también especialista en mostrar un alter ego a los que le encargan los trabajos. Billy se presentará como alguien un poco tonto para aquellos quiénes le contratan pero en realidad Billy es inteligente y observador, amén de un gran lector. Un perfil distinto al que expone por si ha de salir pitando y desaparecer como Houdini. 

«Puede que el lado tonto sea solo una fachada, pero esto es cierto: solo se ocupa de mala gente. Es lo que le permite dormir por las noches. De más está decir que se ha ganado la vida trabajando para mala gente, sí, pero Billy no ve ningún dilema ético en que cierta mala gente le pague por matar a otra mala gente. En esencia, se considera un basurero provisto de arma».

A primera vista, lo que podría parecer un tema ya tratado en varias ocasiones —y lo está—, bajo la batuta de King se convierte en una nueva historia; en una nueva urdimbre; en una nueva dificultad.

Billy Summers está ambientado en la actualidad. De hecho una voz en off comenta en cierto momento que la población de los EUA no está preparada para lo que llegará en poco tiempo —Covid—. Enmarcada la novela en algún lugar del sur de los EEUU de América sin especificar, introduce alguna pulla sobre el perfil del votante estándar de Trump y también de otros casos actuales que se han dado en la sociedad. También conoceremos la comunidad de vecinos que todos tenemos en mente como la clase media norteamericana y allí todo será casi idílico: barbacoas, pasteles de carne, Monopoly… Pero todo cambiará para llegar al conflicto. Y vaya conflicto. 

Si el inicio del libro lo disfrutamos por un desarrollo plácido del ambiente y la caracterización del lugar así como del perfil del protagonista al que conoceremos en profundidad —empatizaremos muy bien con él a pesar de ser quién es, un asesino—, de repente aparecerá otro personaje, una mujer de veinte años, Alice Maxwell, que lo cambiará todo. Y entonces comenzará una carrera imparable de pasar páginas y querer saber ya no más, sino mucho más.

El libro tiene muy presente dos realidades y así las muestra Stephen King: por un lado la cara amable y amorosa de la sociedad americana pero por el otro la cara cruel y bárbara; la luminosa y la oscura, el foco y la tiniebla. De hecho, el único en saber y dominar perfectamente las dos caras es Billy Summers. 

Conoceremos las experiencias de Billy en la guerra de Irak y en La Casa de la Risa. Narrado con otro tipo de letra —pero no en letra cursiva por suerte—, si a simple vista podría pensarse que esas escenas retrospectivas podrían ser pesadas, descubriremos que no, que también querremos saber más sobre ese zapato de bebé que King utiliza como gancho. 

Billy Summers muestra un equilibrio narrativo brutal donde lo que prima es la historia y la definición de los personajes. Y poco queda ya más por decir excepto… ¿Para cuándo el próximo Stephen King?

***

Stephen King es autor de más de sesenta libros, todos ellos best sellers internacionales. Sus títulos más recientes son DespuésLa sangre mandaEl InstitutoElevaciónEl visitante (cuya adaptación audiovisual se estrenó en HBO en enero de 2020), La caja de botones de Gwendy (con Richard Chizmar), Bellas durmientes (con su hijo Owen King), El bazar de los malos sueños, la trilogía Bill Hodges (Mr. MercedesQuien pierde paga y Fin de guardia), Revival y Doctor Sueño. La novela 22/11/63 (convertida en serie de televisión en Hulu) fue elegida por The New York Times Book Review como una de las diez mejores novelas de 2011 y por Los Angeles Times como la mejor novela de intriga del año. Los libros de la serie La Torre Oscura e It han sido adaptados al cine, así como gran parte de sus clásicos, desde Misery hasta El resplandor pasando por CarrieEl juego de Gerald y La zona muerta.

En reconocimiento a su trayectoria profesional, le han sido concedidos los premios PEN American Literary Service Award en 2018, National Medal of Arts en 2014 y National Book Foundation Medal for Distinguished Contribution to American Letters en 2003.

Vive en Bangor, Maine, con su esposa Tabitha King, también novelista.