Piel quemada

«Piel quemada». Laura Lippman. Traducción de Jofre Homedes Beutnagel. Salamandra.

Por Cristina de @abrirunlibro

1995. Después de abandonar a su marido y a su hija, Polly va a parar a un pueblo prácticamente desconocido llamado Belleville, en Delaware. Un pueblo de menos de dos mil habitantes con un bar-restaurante llamado High-Ho. Allí, en la barra del bar, conocerá a Adam que dice estar de paso. Extrañamente ella querrá asentarse en aquel lugar y Adam decidirá hacerlo también. Ambos iniciarán una relación amorosa donde lo que primará serán los secretos y ninguno podrá estar seguro del otro. Pero la relación seguirá hacia adelante y ambos se enamorarán.  

«Belleville es el típico sitio de paso, y pronto ni siquiera será eso: están construyendo una ancha circunvalación para que el tráfico de la costa no caiga en la ratonera de la vieja calle principal. Al ir hacia allí, ha visto los camiones y las excavadoras ociosos: los domingos no trabajan. Lo más seguro es que los sitios como ese bar restaurante, el High-Ho, pierdan la poca clientela que tienen».

Novela de suspense donde la baza principal de la intriga consistirá en ir descubriendo poco a poco los secretos que guardan ambos protagonistas. En el caso de él, enseguida sabremos qué se esconde tras sus intenciones pero no así en el caso de ella, donde a medida que evoluciona la trama se irá descubriendo poco a poco a otros personajes y otros misterios en la vida de Polly, destapando un pasado de horror y de violencia. La traición mutua de ambos protagonistas al no explicarse la verdad, influirá en un misterio que según Laura Lippman, se inspiró en los escritores Anne Tyler y James M. Cain como nos hace saber en los agradecimientos.

Hay que destacar en Piel quemada la primera mitad del libro. Una primera mitad excelentemente trabajada donde al ir mostrando los perfiles de los protagonistas, el lector deseará averiguar las grandes incógnitas —¿son ‘buenos’ o son ‘malos’ Polly y Adam? ¿Qué intenciones tienen? ¿Seguirán traicionándose?—, y hará que la lectura se convierta en algo apremiante buscando respuestas; el suspense alcanzará su punto más álgido. En cambio, a medida que avanza el libro y ya en la segunda mitad, quizás exista un abuso en la dosificación de la información. También alguna explicación que nos irá llegando no será lo suficientemente clara por lo que finalmente se puede llegar a confundir al lector. 

Igualmente Piel quemada es una novela lograda que cumple bien con el suspense y con la intriga que se nos acredita en la sinopsis. Un libro inspirado en la tradicional novela negra americana. 

***

Laura Lippman trabajó veinte años como periodista, durante los cuales escribió y publicó siete novelas. Su obra ha recibido algunos de los premios más importantes del género policiaco: el Edgar, el Anthony, el Agatha, el Shamus, el Nero Wolfe, el Gumshoe y el Barry. De sus novelas, han sido traducidas al castellano Lo que los muertos saben (2007), Un asesino en Butchers Hill (2008) y Colgando de un hilo (2009), esta última publicada en esta misma colección.