El explorador

«El explorador». Tana French. Traducción de Julia Osuna Aguilar. AdN.

Por Cristina de @abrirunlibro

Época actual. Cal Hooper se ha jubilado del cuerpo de policía de Chicago y se ha retirado a un pueblo perdido de Irlanda para poner kilómetros entre él y un divorcio doloroso. Aspira sólo a una vida tranquila y casi contemplativa de cervezas en el pub, restaurar la casa que ha comprado, pesca, y poco más. Un día un muchacho del pueblo que conoce su antigua condición de policía, le pedirá ayuda para localizar a un hermano que ha desaparecido. Cal no desea complicarse pero una voz interior le empuja a averiguar lo sucedido. 

Me gusta Tana French. En realidad me gusta mucho porque me reconcilia con el género y esta novela envuelve y atrapa por el suspense y por el desarrollo de la trama. El explorador es una novela independiente donde la autora confiesa hacer un guiño a la película de John Ford, 1956, “The Searchers”. Cal Hooper personificará al John Wayne de la película —considerada hoy como un film de culto—, y donde el forastero, o sea Cal, no será mirado con reticencia o rechazo a pesar de que pronto se sabrá por todo el pueblo su condición de ex-policía. 

La autora no escatima en párrafos extensos y descriptivos. Se toma su tiempo como también se lo hace tomar a su protagonista pero no así al resto de personajes de la novela. Unos perfiles acordes y que serán puestos cada uno en su lugar y tomarán, o no, la rapidez necesaria y correspondiente dependiendo de cada personalidad como, por ejemplo, el muchacho con un hermano desaparecido. La ambientación, espléndida. 

«La reforma de la casa está haciéndole utilizar músculos cuya existencia había olvidado. Todas las mañanas se levanta con un dolor nuevo, aunque posiblemente más de uno le venga por dormir en un colchón cutre sobre el suelo. Está demasiado mayor y le sobra corpulencia para esa precariedad, pero tampoco tiene sentido meter muebles buenos en la casa mientras haya polvo, humedad y moho. Ya lo comprará todo cuando haya puesto a punto la casa y averigüe dónde se compran (antes esas cosas eran jurisdicción de Donna). Entretanto, tampoco le importan mucho los dolores; es más, se siente satisfecho. Al igual que las ampollas y los callos cada vez más gruesos, son cosas tangibles, una prueba ganada con sudor de lo que es ahora su vida».

Esta es una novela para leer con calma y para ser disfrutada ya que también es importante el estilo narrativo de la autora. Por otro lado, hay que destacar que precisamente los grandes párrafos o las descripciones esconden un suspense muy alto donde el instinto sabueso de todo buen lector se avivará. El olfato de Cal, que le dice que el lugar no es tan plácido como aparenta, traspasa al lector y la lectura se convertirá en urgente con El explorador

Buena novela, buen suspense y buen estilo narrativo el de Tana French. No se puede pedir más. 

***

Tana French (1973), nacida estadounidense pero afincada en Irlanda desde hace décadas, es también la autora de “El silencio del bosque”, “En piel ajena”, “Faithful Place”, “No hay lugar seguro”, “El lugar de los secretos” e “Intrusión”. Sus libros han recibido galardones de la talla de los premios Edgar, Anthony, Macavity y Barry, así como el Premio a la Mejor Obra de Misterio/Thriller de “Los Angeles Times”. “Intrusión”, publicado por AdN, fue considerado el mejor thriller del año por “The Washington Post” y “Time” y ganó en 2016 el premio BGE Irish Book Award al mejor thriller del año en Irlanda. “El secreto del olmo” ha sido nombrado uno de los mejores libros de 2018 por Amazon, “Elle” y “The New York Times”, entre otros. Disponible de Tana French en AdN: “Intrusión”, “El secreto del olmo” y “El explorador”.