Harvey

«Harvey». Emma Cline. Traducción de Inga Pellisa. Anagrama.

Por Cristina de @abrirunlibro

Nueva novela de la exitosa y joven Emma Cline que fascinó con su primer libro Las chicas (2016), aquí reseñada en catalán, donde la novelista enfocó el argumento imaginando a las mujeres que Charles Manson captó para su colectivo hippie y puso voz a Evie, una adolescente de catorce años. Si Cline en aquella ocasión describió a unas hipotéticas chicas de la llamada ‘familia Mason’, ahora con Harvey se pone en la mente de Harvey Weinstein, el triunfante productor de cine, e imagina cómo fueron las 24 horas anteriores a la sentencia de su juicio por denuncias de carácter sexual. Sentencia que se publicó en marzo 2020 y donde fue declarado culpable de acoso, abuso sexual y violaciones y condenado a 23 años de prisión aunque evitando la cadena perpetua. Las denuncias públicas de acoso y abuso sexual dieron lugar al movimiento viral más potente de las redes sociales: fue el #MeToo.

Ausente de trama como ya ocurrió con Las chicas, en Harvey se nos describirán 24 horas surrealistas que nos mostrarán a un hombre vulgar que no se considera un depredador sexual al compararse él mismo con Roman Polański, condenado a libertad condicional sin pena de cárcel, a pesar de haber tenido «sexo con una treceañera, ¡anal!». 

Un amigo le ha cedido una mansión para pasar allí la espera. Harvey ha visto cómo muchos le han girado la espalda: no hay llamadas, no le saludan y los hoteles están llenos cuando quiere hacer una reserva a su nombre. Pero en cambio han llegado otros para llenar el vacío. Otros que acuden a sus fiestas, le prestan sus casas como la actual en Connecticut —tiene de vecino a Don DeLillo—, o le ceden sus abogados.

«Y sí, hubo un momento en que la gente dejó de devolverle las llamadas, le giraba la cara por la calle, no quedaban habitaciones en el hotel, etcétera, etcétera. Pero casi con la misma rapidez, apareció otra gente, corrió a llenar el vacío. Fueron a su fiesta de la Super Bowl, en la que sirvieron perritos calientes del Nate’n Al traídos en avión; le prestaron sus casas de campo, le dejaron consultar con los abogados de la familia. Ahora, por ejemplo, estaba alojado en la casa de Vogel en Connecticut. Un hombre no le ofrecería su casa a otro si este fuese verdaderamente un leproso. No lo invitaría al bar mitzvá de su hijo. Seguía saliendo a cenar. Su asistente le programaba reuniones por teléfono. Cogía vuelos y comía a puñados anacardos cargados de sal, contemplando el país a sus pies».

Harvey es una ficción corta de 104 páginas donde veremos a un hombre totalmente hundido y de cambiante humor. Un ególatra ridículo e infantil que aún no entiende que esto le esté sucediendo a ÉL. Emma Cline va desarrollando una narrativa asfixiante donde a medida que pasan las horas, va mostrando a un hombre cada vez más acabado. Un momento descrito de forma excelente y con un relato psicológico vertiginoso. La lectura de Harvey podría disfrutarse como ya ocurrió con la primera novela de Cline pero existe un problema: posiblemente ninguna mujer [lectora] empatizará con Harvey y es complicado, o al menos lo ha sido para mí, ponerse en la piel de Weinstein y entender mínimamente a un depredador sexual. Fue mucho más fácil ponerse en el lugar de la adolescente Evie en Las chicas y aunque ya sabemos que para gozar de un libro no es necesario empatizar con los personajes, en Harvey es extremadamente difícil no ponerse en el lugar de las víctimas (de hecho en la novela aparecerá un ejemplo de abuso y acoso sexual que posiblemente finalice en violación y que es bastante desagradable no sólo por el hecho en sí sino por la reflexión que la autora aporta al protagonista). Sí, Harvey es una ficción angustiosa y excelentemente escrita donde se imagina el pensamiento de un hombre real encausado, condenado y encarcelado por crímenes sexuales. 

***

Emma Cline (Sonoma, 1989) es licenciada en Bellas Artes, y cursó un máster en escritura creativa en la Universidad de Columbia. Ha trabajado como lectora para The New Yorker, donde también ha publicado textos de ficción, igual que en las revistas Tin House, The Paris Review Granta. Las chicas, su primera novela, se publicó en cuarenta países y ganó el Shirley Jackson Award; el reputado productor Scott Rudin planea adaptarla a la gran pantalla. Su nuevo libro de relatos, Daddy, aparecerá próximamente en Anagrama.