Chicago-Marte por 15 centavos

«Chicago-Marte por 15 centavos. Una historia de las revistas pulp». Javier Jiménez Barco. Diábolo Ediciones.

by PacoMan

Hay libros que su publicación es una fiesta de guardar, o debería serlo, y este es uno de ellos. Tengo el placer de haber disfrutado un puñado de veces (siempre demasiado pocas) de la docta conversación (fruto de un vasto conocimiento) y de la profunda voz de locutor de radio de Don Javier Jiménez Barco. Javier es un profundo conocedor de la cultura popular, con predilección por las revistas americanas de la primera mitad del siglo pasado, vaya las pulp. También disfruta con la Cultura, esa con C mayúscula, de subvención oficial y deleitada por las élites políticas y económicas financiada, eso sí, por todos los proletarios que pagamos impuestos como si no hubiera mañana, no sólo incapaces de eludirlos, sino incluso de defraudarlos sin ir a la cárcel.

Diábolo Ediciones (Lorenzo Pascual) está ampliando su catálogo, empezó en 2007 editando cómics y la, ya, veterana revista Cthulhu. Fue añadiendo numerosos ensayos sobre sagas cinematográficas y televisivas. Incluso, simultáneamente al lanzamiento de este libro, estrena una nueva colección de novelas: Colección Fantasmas coordinada por uno de los coordinadores de Cthulhu, el dibujante malagueño y mejor amigo Don Manuel Mota. La obra que nos ocupa hoy: Chicago-Marte por 15 centavos. Una historia de las revistas pulp editada este pasado setiembre de 2020 viene a consolidar una (¿nueva colección?) sobre publicaciones populares que se inició en junio de 2020 con Cuando Daredevil se llamaba Dan Defensor: Historia de Ediciones Vértice de Alfons Moliné. Libros que comparten ser ensayos o monografías temáticas sobre publicaciones populares, una primorosa maquetación a todo color de Sebastián Romite (y presumo que el responsable de las vistosas portadas, ya que no están acreditadas) repletas de esas magníficas portadas de los tebeos que editó Vértice y de las revistas Pulps respectivamente, motivo más que suficiente para abonar los 25€ y pico que cuestan estos muchachotes de 17X24 centímetros 310 y 320 páginas respectivamente, encuadernados en cartoné, papel pesado (250 gramos aproximadamente) e ilustraciones interiores a todo color ¡y como lucen!. A los que padecemos y/o disfrutamos de los libros como fetiches, como objeto reverenciable per se, estamos ante dos ejemplares singulares de la edición moderna: tiradas cortas no, cortísimas y de bajo coste, nada de cuero en las portadas o filos de oro o cosido… eso ya pasó, cosas de la modernidad y del progreso sin fin. Y como no, ese olor, porque un libro, un buen libro debe oler, oler a libro y el inicio de su disfrute empieza abriéndolo y metiendo la nariz entre sus hojas e inspirar con fuerzas y ganas. Un placer que comporto, entre muchos, con el escritor Alberto Moreno Pérez. Ojalá las ventas permitan consolidar esta colección.

Las dime novels y luego las revistas pulp no se dieron aquí, pero tuvimos sus hermanas que no pueden entenderse, sin comprender a sus hermanas mayores yankee, no en vano desde 1959 somos una colonia cultural oficiosa y no sólo por las bases americanas. Nuestro fenómeno particular que luego exportamos eso sí, son nuestros casi olvidados bolsilibros, las novelas de a duro, la literatura de kiosko[1].

Es muy difícil contar, sin ser pretencioso o todo lo contrario superfluo, tanto conocimiento y sobre todo sin aburrir. Fechas, personajes, autores, editores, revistas, legisladores, un señor de Murcia que pasaba por allí… mil datos que Javier narra suavemente, sin estridencias, con un toque socarrón tan característico de su conversación. Han habido momentos que leyendo alguna de sus ironías atronaba en mi retro cerebelo su profunda risa. Innegablemente las magníficas portadas que ilustran el interior de libro, junto a una gran maquetación, hacen muy fluida y deliciosa la lectura. Alguna vez, he parado y me he deleitado ociosamente en la portada de marras o he dejado volar la imaginación con el pie de lo recién contando por Javier. Algunas cosas ya las sabía, las había leído en su fanzine. Javier edita desde 2009 Barsoom la revista del pulp y la literatura popular, pero también es editor de Los libros de Barsoom y más recientemente de Costas de Carcosa donde básicamente se reeditan o editan por primera vez en España material del pasado siglo de temática popular de autores yankees. Parece mentira que algo tan insípido como las entrañas de la industria editorial americana y la relación con sus autores dé para un libro tan extenso y que al acabarlo haya sabido a poco. Leer este libro es impregnarse del amor por el ocio, por la literatura de un tiempo que si bien es cierto no volverá, es responsable de la que disfrutamos/padecemos hoy día.

. . .

[1] Se hace imprescindible reseñar aquí uno de los primeros ensayistas que se acercó al fenómeno que nos ocupa y ha dejado rastro de su trabajo, hablo de Francisco Alemán Sainz y su libro de 1975 Las literaturas de kiosko, Editorial Planeta en la colección Biblioteca Cultural RTVE. Publiqué en agosto de 2014 el capítulo que dedica Sainz a las novelas del Oeste con una entradilla de mi autoría en Las inolvidables y (¿casi?) desaparecidas Novelas del Oeste (consultable gratuitamente en este enlace).

Desde 2014 momento en que escribí la entradilla enlazada la cosa ha mejorado para el bolsilibro, fenómeno literario ya finiquitado, todo hay que decirlo. Procedo pues, a una breve actualización de lo allí contando. Junto a alguna autoedición de bolisilibros que quedaron sin editar tras el “fin de fiesta”, hay dos iniciativas encomiables. La primera de mano de la asociación ACHAB que desde 2016 y desde Sevilla están editando y sobre todo reeditando bolsilibros con encomiables dignidad y a un ritmo formidable. La segunda gran iniciativa se debe al ínclito amigo Don Alberto López Aroca que desde 2015 ha editado tres recopilaciones de bolsilibros de Curtis Garland (Juan Gallardo Muñoz) con sus respectivos ensayos-prólogo del doctor y amigo Don Andrés Peláez Paz cuya sola lectura ya justifica la compra del libro.

Es de obligado comentario el inclasificable (en su vertiente positiva) libro de Pedro Porcel Torrens (en redes sociales conocido como El abuelito) todo un experto en los tebeos patrios de los primeros 50 años del siglo pasado. Me refiero a Superhombres Ibéricos publicado en 2014 por Edicions de Ponent, una referencia que traspone a nuestro país los libros de Moliné y Jiménez Barco.