Las cinco mujeres. Las vidas olvidadas de las víctimas de Jack el Destripador

«Las cinco mujeres. Las vidas olvidadas de las víctimas de Jack el Destripador». Hallie Rubenhold. Traducción de Mónica Rubio. Roca Editorial.

Por Cristina de @abrirunlibro

…,

Polly Nichols, Annie Chapman, Elizabeth Stride, Catherine Eddowes, Mary Jane Kelly. Las cinco mujeres canónicas asesinadas por Jack the Ripper. Mujeres reales —hijas, hermanas, madres, esposas—, que se vieron despojadas de su identidad ante un mediático Jack the Ripper. Mujeres a las que la vida maltrató y a las que se siguió maltratando una vez muertas por parte de la prensa, la policía y la sociedad victoriana. Doblemente muertas.

Que las cinco mujeres fueran prostitutas es algo muy lejano a la realidad. Y así lo demuestra la historiadora Hallie Rubenhold en este estudio publicado al castellano ahora en octubre por Roca Editorial, bajo la traducción de Mónica Rubio. Las cinco mujeres. Las vidas olvidadas de las víctimas de Jack el Destripador es una reconstrucción de la vida de las víctimas y el entorno familiar y social de aquellas mujeres. Las dificultades para mantener y alimentar a los hijos y la muerte de algunos de ellos por malnutrición, es algo que hubieron de soportar además de las brutales epidemias de la tuberculosis y la plaga del alcohol que Inglaterra venía arrastrando desde el siglo XVIII y que destruyó a tantas familias de clase socieconómica baja.

Hallie Rubenhold pone el dedo en una llaga aún más profunda: las víctimas eran “sólo” mujeres que habían nacido ya con la carga de serlo. Nunca recibirían un sueldo por un trabajo profesional similar al de los hermanos hombres, la alfabetización no era prioritaria y el mercado laboral se cerraba a un círculo extremadamente pequeño para las familias pobres. El servicio doméstico o las labores de zurcido, las casi únicas ocupaciones —muy mal pagadas— para aquellas niñas de entornos arruinados. Pero destaca en la época otro distintivo para todas las mujeres, la ética y la moral debía ser intachable a diferencia de los hombres. Que la mayoría de las cinco mujeres murieran en la calle, excepto el asesinato de la única víctima que sí se prostituía, Mary Jane Kelly, era sinónimo de mujer perdida. Era impensable, para la sociedad de la época, que hubiera personas que durmieran en callejones o portales a falta de poder pagarse una pensión infecta o de dormir en un humillante asilo. Era preferible sentenciar y mirar hacia otro lado antes que reconocer el fracaso como sociedad.

Igualmente, y hasta el día de hoy, Jack the Ripper ha sido tratado casi como un mito. Un asesino que ha inspirado horror y morbosidad a partes iguales. Un criminal que además de matar a “prostitutas” que “hacían la calle”, se convertía a lo largo del tiempo en una “estrella” de la época victoriana, alimentado todo ello por la prensa de entonces y por el marketing actual. Pero lo que es aún peor, se ha alimentado la misoginia y todas y todos hemos participado. Hoy se puede decir que hemos creado un monstruo aún mayor de lo que fue.  

«La vida de estas mujeres no era simple, y la prensa sensacionalista del siglo XIX no estaba dispuesta a contar la historia completa […]. Tampoco ninguno de los editores o los periodistas que cubrían esta historia consideraban necesario o que mereciese la pena detenerse mucho en la biografía de las víctimas. Al final, a nadie le importaba en realidad quiénes eran o cómo habían acabado en Whitechapel».

La historia verídica que nos cuenta Hallie Rubenhold en Las cinco mujeres. Las vidas olvidadas de las víctimas de Jack el Destripador, es un ensayo/true crime espléndido. La narrativa fluida, la cantidad de información utilizada con las múltiples notas aclaratorias sin que interfiera en el ritmo, es un trabajo encomiable que ejemplariza lo que es escribir un análisis histórico minucioso y a la vez emocionante. Destaca también la sensibilidad con la que trata a las cinco víctimas y la proximidad al escribir sobre ellas. Una cercanía que no recibirían en vida. Un gran homenaje.   

Polly Nichols, Annie Chapman, Elizabeth Stride, Catherine Eddowes, Mary Jane Kelly. Las cinco mujeres canónicas cosificadas.

***

Hallie Rubenhold es una historiadora especializada en revelar historias relacionadas con las vidas de mujeres en distintos episodios de la Historia. A través de material nunca antes visto, y añadiendo un contexto histórico muy bien desarrollado, Hallie es capaz de dibujar las vidas de aquellas víctimas. Es autora de varios libros de No Ficción. Actualmente vive en Londres con su marido.