Muerte en Viena

«Muerte en Viena». Frank Tallis. Traducción de Raquel Luzárraga y Alonso de Ilera. Editorial Starbooks.

Por Cristina de @abrirunlibro

En la Viena de Sigmund Freud, un crimen de habitación cerrada lleva de cabeza a la policía y en especial al inspector Oskar Rheinhardt, el encargado del caso. El cadáver aparecido es el de una bella y joven mujer, reconocida médium dentro de los círculos espiritistas de Viena. La muerte se ha producido por herida de bala dentro de la estancia donde realizaba las sesiones y la puerta se hallaba cerrada con llave desde dentro. Lo que a simple vista parecerá un suicidio al descubrir una nota manuscrita de despedida, pronto se comprobará que en realidad se trata de un asesinato aunque el arma no aparecerá. Todo tiende a simbolizar un misterio sobrenatural. Rheinhardt solicitará la colaboración de su amigo Max Liebermann, un joven doctor en Psiquiatría discípulo de Freud, que ya le ha ayudado en otras ocasiones gracias a sus deducciones psicológicas. 

Sí. Para aquellos que han visto recientemente la serie de televisión Vienna Blood, en realidad Muerte en Viena (2008) se trata del primero de la serie de libros del Dr. Liebermann —en este caso Los papeles de Liebermann 1—, del escritor Frank Tallis. Una saga de misterio muy holmesiana donde uno de los protagonistas, Liebermann, en vez de utilizar el método científico como Holmes, realizará la investigación mediante métodos deductivos gracias a la psicología. 

Interesante primer libro de la saga actualmente descatalogado y que por aquellas coincidencias sincronizadas a lo Jung, llegó a mis manos en el momento de tener también conocimiento de la serie de televisión Vienna Blood. Serie que atiende acertadamente la esencia del texto del autor aunque con varias licencias que no desacreditarán el resultado —el guionista es Steve Thomson, el mismo de Sherlock y Doctor Who—, y que harán pasar un buen momento a aquellos que necesiten un conocimiento rápido y visual —como buena serie inglesa que no desea explayarse como las americanas, dispone de tan sólo seis episodios—. Pero como siempre, el origen, y en este caso los libros de la serie Los papeles de Liebermann y especialmente Muerte en Viena, ha sido un buen hallazgo que puede catalogarse dentro del enigma, policial histórico, o un ‘quién lo hizo’ además de misterio de habitación cerrada y, cómo no, deducción e investigación, gracias a unos protagonistas que se complementan de forma excelente al ser uno deductivo por su función en la psiquiatría y el otro, por los procedimientos en investigación policial.

Muerte en Viena es una apropiada y entretenida novela de suspense con una ambientación altamente visual, tanto por la puesta en escena del misterio como para el ambiente vienés de la época. En el mismo momento en que la policía descubrirá el cadáver de la señorita Charlotte Lövenstein, así se llama la médium, enseguida la descripción del cuerpo nos recordará al famoso cuadro del Art Nouveau de Ramón Casas. De hecho, el movimiento representativo Sezession de Austria y Klimt, aparecerá en varios momentos gracias al contexto modernista de aquel período.  

«Poco a poco, otras formas empezaron a emerger de la oscuridad. Una de ellas era una ‘chaise longue’ colocada al otro lado de la habitación. El canapé no estaba vacío, sino ocupado por una forma rodeada de sombras que pronto se definió como la figura de una mujer recostada.

[…]

La mujer tendría unos veintiocho o veintinueve años y era muy bonita. Una larga cabellera rubia caía formando tirabuzones sobre sus esbeltos hombros. Llevaba un vestido de seda azul —cuyo escote ponía a prueba los límites de la decencia— y una doble ristra de perlas descansaba sobre su amplio seno de alabastro. Habría parecido dormida si no hubiera sido por la oscura mancha que se había extendido por su escote y por la sangre coagulada, incrustada alrededor del desigual agujero que le había destrozado el corazón.»

La trama incluirá también subtramas paralelas que proporcionarán el contorno necesario para dibujarla. Con algunas circunstancias que dotarán de momentos angustiosos al argumento —en especial recomiendo dos situaciones abrumadoras: un psicoanálisis que practica el Dr. Liebermann a un personaje y la consecuencia derivada del hecho sobre otra persona—, están abiertamente logrados.

El protagonista indiscutible de Muerte en Viena es Liebermann. Un joven judío agnóstico algo tímido que comparte con Rheinhardt el amor por la música, Liebermann ejecuta obras al piano y Rheinhardt las interpreta, de una agudeza e inteligencia emocional destacable —muy alejado del razonamiento frío de Holmes—, y que no por ser psiquiatra eludirá dudas y preocupaciones en su vida personal. Frank Tallis utiliza su propio conocimiento analítico —el escritor es psicólogo clínico especialista en TOC—, y dota a todos los personajes de una naturaleza humana muy diferenciada para cada perfil, que resultará muy convincente. 

El maestro Sigmund Freud, el galvinismo, la histeria femenina…, todo el entorno completará esta novela de trama bien trenzada que dispone de un misterio que no resolveremos hasta casi el mismo final. Una acertada intriga para un misterio de época. 

***

Frank Tallis (Londres, 1-9-1958), es un escritor y psicólogo clínico experto en estados obsesivos y ha dado conferencias en el Instituto de Psiquiatría y College, de Londres. Es autor de manuales de autoayuda (Cómo dejar de preocuparse, Entendiendo obsesiones y compulsiones), de libros de no-ficción para el lector en general (Cambiando mentes, Mentes ocultas, o Love Sick), libros de texto académicos y más de treinta artículos en revistas internacionales. Autor de «Muerte en Vienna», «Sangre de Viena», «Mentiras» y «Secretos fatales en Viena», así como también de siete libros de no ficción sobre psicología y dos novelas anteriores, «Killing Time» y «Detección».

En 1999 recibió el Premio de las Artes del Consejo de la Gran Bretaña y en 2000 ganó el New London Writers ’Award (London Arts Board). Fue finalista del Premio Ellis Peters Historical Dagger en 2005 y del prestigioso premio Quais du polar de Francia en 2007. Su saga sobre Liebermann ha sido traducida a más de catorce idiomas.