Juanele

«Juanele»

Por Liliana Souza.

Con la poesía, se construye un canto que ilumina con belleza. Esa luz existe en el hueco entre el mundo y lo que se puede decir del mundo. La poesía, es el mapa de ese lugar. Porque detrás de ella, siempre hay una vida, comencemos este viaje a través de un cuerpo y su voz de pregonero, que quiere dar cuenta del vértigo de la percepción. El cuerpo y la voz de Juanele.

«un cielo de prelluvia demora y demora un estupor de grises, es cierto en inminencia aún de decidirse.»

2 de setiembre de 1978. Para que la fecha no sea sólo una marca más en cualquier calendario, diré que, como la luna, que altera secretamente la gravedad y decide las mareas, Juan Laurentino Ortiz decidió que era tiempo de abandonar la palabra. Había nacido el 11 de junio de 1896. Fue el menor de diez hijos de un capataz de estancia, en Puerto Ruiz, cerca de Gualeguay, provincia de Entre Ríos. Un universo que plasmó en su poesía, siempre.

«Sol último y lejano. Maravilla luciente como una orilla encendida junto a un mar apagado.»

En 1913, ya en Buenos Aires, cursa la carrera de Filosofía, relacionándose con los escritores importantes del momento. En 1915, regresa a su provincia. Al principio, su obra goza de poca difusión. Fue publicada en forma dispersa, hasta que en 1933 edita un poemario en Buenos Aires. A partir de entonces, sus publicaciones obedecieron a una mejor organización. Entre sus libros cabe mencionar: “El agua y la noche”, “El alba sube …”, “El ángel inclinado”, “La rama hacia el este”, “El álamo y el viento”, “El aire conmovido”, “La mano infinita”, “La brisa profunda”, “El alma y las colinas”, “De las raíces y del cielo”, “El Gualeguay”, “La orilla que se abisma”. En 1971, se reunieron tres volúmenes bajo el título “En el aura del sauce”. En 1996, la Universidad Nacional del Litoral edita su “Obra completa”. Fue traductor de Paul Eluard, Giuseppe Ungaretti, Ezra Pound. Obtuvo, junto a Raúl González Tuñón, el Gran Premio de Honor de la Fundación Argentina para la Poesía. Ocurrió en 1969. Absolutamente merecido, para quien que ha observado el paisaje y no ha huido de él.

“Un poeta se identifica menos por la originalidad de las metáforas, o alegorías, o alusiones, o símbolos que logra construir que por la manera como quiebra los límites, de por sí difusos, entre metáfora, alegoría, alusión, símbolo. Todos ellos, en realidad, relaciones entre una materia sonora y su significado. Todos ellos palabra.” Así se expresa Sergio Delgado haciendo referencia a su obra.

A Juanele hay que leerlo para constatar su presencia. Una lluvia de letras cuelgan de hilos de luz para ordenarse en un torbellino de palabras. Los poemas extensos, la espacialidad sobre el plano de la hoja, la tipografía minúscula. La postura intimista. La naturaleza y el hombre, su visión matizada, rica del mundo.

LA TARDE

«La tarde mira al agua,
azul,
y el agua es toda la tarde,
azul.

¿Nada más?
Y el pajonal bajo y pálido
y la arena y el prado
con el ganado lejano?

Nada más.
El agua azul, la tarde azul.
Un parpadeo azul,
un amor azul.

¿Quién danza dentro o se va?
Se va, y bajo las chispas
del tiempo azul,
una huída melancólica.

¿Y el verde infantil, el verde?
Oh, es un doliente ir, por qué?»

Hay que leerlo, para confirmar que algo suyo no acabó y persiste. Para no tenerle miedo a sus palabras, aunque no sepamos qué hacer con ellas.

«una piedad que se decide a amartillar el propio corazón de los siglos.»

2 de setiembre de 1978. Para que la fecha no sea sólo una marca más en cualquier calendario, diré que, como la luna, Juanele aún nos ronda. Levita, y se pierde en esa imagen, tan parecida a la lluvia.

***

Liliana Souza nació en 1958,  en Avellaneda. Actualmente reside en Don Bosco, Quilmes, Pcia. Buenos Aires, Argentina y donde coordina un Taller Literario.

Como poeta obtuvo 19 primeros premios nacionales,  y  reconocimientos en España y EE.UU.

Sus trabajos se incluyen en antologías, diarios, revistas y sitios web. También en libros publicados en Méjico y España.

Difundió poesía editando los espacios “Quilmespoesía”,  “poemás”  y  “poemás o menos”,  con el auspicio de la Universidad Nacional de Quilmes y Biblioteca Pública José Manuel Estrada.

Colabora con Agenda del Sur, Diga 33,  Paloma y La palabra que sana,  escribiendo artículos sobre literatura.

En 2010 publicó “esa otra forma”.

En 2012 “cuarto de costura”.

En 2015 “la doliente”.