Las cuatro estaciones del amor

Las cuatro estaciones del amor. Grégoire Delacourt. Maeva.

las-cuatro-estaciones-del-amorGrégoire Delacourt, (Valenciennes, Francia, 1966) fue un reputado publicista antes de escribir su primera novela, L’écrivainde la famille en 2011, que obtuvo varios premios literarios en su país. Pero es sobre todo conocido por su novela La lista de mis deseos, un gran éxito de ventas con más de un millón de ejemplares vendidos, publicada en 27 países y con una adaptación cinematográfica. De Las cuatro estaciones del amor ya se han vendido 130.000 ejemplares en Francia y será publicado por una docena de editoriales en todo el mundo.

Sinopsis

Louis tiene 15 años y está locamente enamorado de Victoire, de 13. Tendrá que esperar a que ella crezca para que pueda corresponder a sus sentimientos. Pero la madurez no siempre conlleva los resultados esperados.

Isabelle creyó enloquecer de dolor cuando su marido la abandonó, y no ha logrado superarlo. Pero cuando rescata a un hombre que está a punto de ahogarse, comprende que hay amores mucho más grandes que el suyo.

Monique ha cuidado de su familia a lo largo de más de veinte años de matrimonio, pero ahora que sus hijos son mayores, decide abandonar a su marido y empezar de nuevo.

Rosa y Pierre se conocieron durante la guerra y juraron que jamás vivirían separados. Cuando la vejez comienza a hacer estragos deciden irse de este mundo tal y como han vivido: juntos.

Cuatro historias de amor que se entrecruzan en una idílica playa en la costa de la Bretaña durante el último verano del siglo xx.

Reseña

14 de julio de 1999. Le Touquet, playa de la Bretaña francesa. Paco Rabanne, modisto, pronostica el fin del mundo para el 11 de agosto de 1999. Hors Saison de Francis Cabrel, suena como canción del verano: 

C’est le silence
Qui se remarque le plus
Les volets roulants tous descendus…

Cuatro historias de amor que se entrecruzan en un mismo lugar.  Las cuatro estaciones del amor nos mostrará cómo se siente y se vive el amor en las cuatro etapas de la vida a semejanza con las cuatro estaciones del año: en la adolescencia (primavera), en la juventud (verano), en la madurez (otoño) y en la vejez (invierno).

El argumento, es necesario decirlo, es una historia ya conocida por haber sido narrada en diversas ocasiones a través del cine o la literatura. No parece nada nuevo. ¿O quizás sí? 

Si algo hay que destacar del libro de Grégoire Delacourt es que, ante todo, se encuentra narrado con mucha sensibilidad y elegancia. Grégoire Delacourt ha sido un autor súper ventas gracias a La lista de mis deseos —libro que no he leído pero sí conozco por la estupenda reseña que hizo en su día Serendipia en su blog—, y el autor no ha llegado hasta donde lo ha hecho —ha publicado en 27 países, más de 1.000.000 de ejemplares vendidos y película cinematográfica—, únicamente gracias a una buena campaña de márquetin sino ofreciendo ese algo más al lector que otros no han logrado dar como, por ejemplo, la calidez o la veracidad. En Las cuatro estaciones del amor, el escritor consigue a través de una narrativa de aparente ligereza, ligereza engañosa, recrear la vida y sentimientos de unos personajes con una excelente ambientación —el mar, la música, las risas de los veraneantes…—, muy semejante a nuestros veranos ya pasados, y lo hace con mimo y estilo. Los capítulos, dedicados a cada etapa y con personajes diferentes, éstos, en algún momento de ese estío, se encontrarán sin conocerse al igual que ocurre en aquellas fotografías donde, sin querer, aparecen personas que no hemos tratado y que no sabremos nunca quiénes son.

La ficción está relatada con un lenguaje simple y claro, pero con belleza y delicadeza. Los personajes se sienten cercanos y los sentimientos, íntimos, no turban sino que se reconocen gracias a la elegancia y sinceridad con que se expresan.

Yo estaba hecha para las palabras, para las frases que transportan, para las alas que se despliegan. Estaba hecha para las cosas maravillosas de la vida; de esas vidas que acaban sin que lamentes nada. 

Las cuatro estaciones del amor, un buen libro que se podría clasificar dentro del género de la narrativa romántica porque nos habla de amor. 

Sólo de amor.

Sólo. ¿Sólo?

… 

Deja una respuesta