El puñal

el-punalEl puñal. Jorge Fernández Díaz. Ediciones Desttino.

Jorge Fernández Díaz es un escritor y periodista argentino. Durante treinta años fue reportero de sucesos, periodista de investigación, analista político, editor de diarios y director de revistas. Ha dirigido Noticias, el semanario más polémico y perseguido de la Argentina, y dirige actualmente adn Cultura, el suplemento cultural del diario La Nación de Buenos Aires.

El dilema de los próceres
, Fernández, Corazones desatados y La segunda vida de las flores, sus libros de ficción, se han convertido en auténticos best sellers en Argentina. Mamá, la crónica novelada acerca de un madre asturiana e inmigrante que publicó Random House en Sudamérica y RBA en España, fue un verdadero boom editorial. Recibió la Medalla de la Hispanidad, que le otorgó el gobierno español y la comunidad española en Argentina; el Konex de platino como el mejor redactor de la década y recientemente el Atlántida, con el que los editores de Cataluña premiaron su labor periodística a favor de los libros.


La logia de Cádiz
fue una las novelas más leídas durante 2009 en Argentina e instaló a Fernández Díaz como uno de los grandes referentes de la literatura de ese país.

Sinopsis:

Remil, un ex combatiente de las Malvinas, trabaja para La Casita, uno de los departamentos más confidenciales de los servicios secretos argentinos. Él se encarga la mayor parte del tiempo de temas menores, pero el último encargo que su jefe Cálgaris le encomienda no será tan tranquilo como de costumbre. Tiene que proteger a Núria Menéndez Lugo, una abogada española que se halla temporalmente en Buenos Aires tanteando empresas del sector vinícola para la exportación de vino a España, pero pronto se desvelará como una tapadera de negocios más ambiciosos.

El puñal es una novela sobre la turbulenta relación entre un hombre y una mujer y también sobre la verdadera trastienda del poder, la narco-política y el crimen, que los medios no se atreven a contar. Jorge Fernández Díaz nos presenta una trama que corta el aliento y que indaga a un mismo tiempo la traición y el secreto, una rara obsesión amorosa y los intersticios de un país donde todos son corruptos porque todos tienen motivos para serlo.

Corrupción de altos cargos, narcotráfico, pasión, juego de lealtades, glamour y acción. 
Los mejores ingredientes mezclados magistralmente en una novela extraordinaria.

Reseña:

El excombatiente en la guerra de las Malvinas, el negro Remil -sobrenombre que proviene de haber sido llamado por su sargento durante el conflicto como “hijo de las remil putas”-, es un duro soldado que trabaja para La Casita, un departamento de los servicios secretos argentinos donde no existe la ley -de hecho nadie reconoce a este organismo oficial-clandestino-, y donde todo vale para conseguir información sobre jueces o políticos. Su jefe, el coronel Cálgaris, es un tipo algo ambiguo pero muy astuto; Remil le debe mucho.

A todo ello, una mujer, una abogada española, Nuria, que parece una ejecutiva recién llegada a Argentina en búsqueda de empresas vinícolas con las que negociar, será investigada, por orden de La Casita, por Remil. Lo que parecía un simple negocio de vinos, destapará una descomunal red de otro tipo. Poco a poco, entre Remil y Nuria se iniciará una relación personal muy confusa y turbia.

El puñal es una dura novela negra, también thriller político, que nos hablará de la creciente corrupción en Argentina y del comprometido papel de muchos políticos de la Casa Rosada con los cárteles de la droga vinculados con los cárteles de Colombia. De una policía comprada que ejerce como el hampa –¿Dónde viste una mafia mejor organizada que la policía?-, y de unos penales correccionales donde lo que menos importa es la rehabilitación de los presos y donde se los utiliza para trabajos sucios, muy sucios, gracias a las puertas abiertas por la noche.

Los personajes están muy bien definidos y serán reconocibles a lo largo de toda la trama sin giros inesperados o comportamientos extraños. Gracias a ellos, la novela adquiere el punto de evasión que requiere la ficción y que tanto gusta a los lectores. Destacan, sobre todo, Remil y Nuria. Remil es un individuo con una preparación física envidiable. Un soldado al que le gusta leer historia política, y que tuvo, posiblemente aún, problemas psíquicos a causa de su servicio en infantería durante la contienda de las Malvinas. Dispone de una extraña moralidad y es un agente especializado en las corruptelas del poder. Se mueve como pez en el agua -metafóricamente pero es que además es un gran nadador-, entre los altos cargos políticos del país y entre los bajos fondos. Es un todoterreno y una joya a la que se debería cuidar pero que también es sólo una pieza más dentro de un gran engranje. A su vez, Nuria es una mujer algo imprevisible, a la que le gustan los lujos y es muy enigmática. Una mujer que no hace nada de manera improvisada.

La narrativa de El puñal nos ofrece un estilo rudo, de frases cortas y pocos diálogos. Contados por Remil, muchos capítulos exudan tristeza a tango, a pérdida, a quebranto. Jorge Fernández Díaz, además de edificar una novela de corrupción y de bajos instintos, construye una historia de amor turbio, de pasiones no satisfechas en una trama donde el autor explora también la violencia y la corruptela -el autor es periodista en su país y sabe de lo que habla-, y lo explica con contundencia y con mucha fuerza en una novela ágil, a veces despiadada, pero muy bien articulada y trabajada. El argumento, aunque novelado, dispone del regusto amargo de la verdad. Un libro que llega a ser vibrante por todo lo que nos cuenta y cómo lo cuenta. Con firmeza, tal como debe ser la novela negra y el thriller político.


Deja una respuesta